Que es y cómo realizar una tele consulta

Thomas Maremaa

Que es y cómo realizar una tele consulta

Los servicios de teleconsulta son una herramienta de salud no tan nueva, pero que ha tenido mucho auge a raíz de la pandemia del coronavirus, ya que debido a las medidas de distanciamiento social y a las emergencias presentadas, se hizo necesario comenzar a utilizarla de forma remota, pero en tiempo real, valiéndose de sistemas de información que permitieron y siguen permitiendo prestar un servicio de salud que se vio en la necesidad de evolucionar de forma abrupta.

En pocas palabras la teleconsulta se puede definir como una atención médica remota o telesalud, que se dan entre los profesionales de la salud y los pacientes, con el objetivo de brindar asesoramiento y proporcionar el diagnóstico terapéutico que se ajuste al caso, todo esto a través de medios electrónicos.

Cabe resaltar que en una teleconsulta no necesariamente pueden estar el médico y el paciente nada más, ya que existen equipos multidisciplinarios que participan en una consulta médica a distancia, cuando el caso lo requiere; asimismo, el paciente puede hacerse acompañar con un familiar que lo ayude en caso que lo necesite, también se da esta modalidad cuando el paciente es un adulto mayor o padece de alguna discapacidad.

¿Qué plataforma usar para la teleconsulta médica?

Debido a las múltiples recomendaciones de los profesionales sanitarios-entre otros - y a la flexibilidad otorgada al momento de utilizar esta metodología, la plataforma Zoom ha sido seleccionada como la herramienta autorizada para realizar la teleconsulta y las videollamadas.

¿Cuáles son los pasos a seguir para realizar una teleconsulta?

  1. Consentimiento informado: El médico brinda al consultante toda la información necesaria acerca del tipo de consulta y cómo será atendido, una vez informado el consultante, dará su consentimiento firmado.
  2. Solicitud de la teleconsulta: En este paso se asegura la aceptación o el rechazo de la teleconsulta, según sea el caso.
  3. Envío de resumen clínico: Este debe contener la información clínica, datos personales, así como estudios de laboratorio y/o gabinete suficiente, para que el médico interconsultante haga una evaluación previa a la interconsulta.
  4. Programación de la agenda: Una vez que el paciente acepta la solicitud, se procederá a revisar el resumen clínico, luego se establecerá la fecha, hora y que tipo de teleconsulta se realizará basándose en el Triage. Si la teleconsulta se clasifica como “urgente”, se dará prioridad, pudiéndose anteponer a otras teleconsultas que ya han sido programadas. En caso de tratarse de una solicitud de un paciente en seguimiento o que esté hospitalizado, se programará la hora en que el especialista hará el pase de visita. La programación de la agenda cumple los siguientes pasos:
  • Confirmación de la teleconsulta: Una vez que la consulta ya ha sido confirmada y programada, el coordinador de la agenda confirmará, la fecha y la hora en que se realizará la consulta. Esto se realiza a través de un sistema de envío de información clínica utilizado especialmente para telemedicina.
  • Notificación al paciente: El médico que ha solicitado la teleconsulta notifica al paciente la fecha y la hora pautada. En caso de ser cancelada, el coordinador de agenda debe ser notificado para realizar una reprogramación, dejando así este espacio abierto para otras teleconsultas.
  • Notificación de la teleconsulta al médico consultante: Ésta se realiza cuando la teleconsulta ya ha sido confirmada de forma positiva por el paciente y el programa asigna fecha y hora para realizarla. Esta notificación se hace vía electrónica, por medio de una agenda, preferiblemente con 24 horas de anticipación, con la finalidad de que el médico analice los casos que va a teleconsultar. Los cambios de última hora también deben ser notificados. Tanto el médico como el consultante, pueden tener acceso a esta agenda, con la finalidad de optimizar tiempos o evitar duplicidad de estas solicitudes.

   5. Inicio de la teleconsulta a través de la videoconferencia:

  • Presentación del especialista: Se busca generar un ambiente de confianza y cordialidad entre el profesional médico y el consultante, para facilitar el proceso de la consulta.
  • Presentación del paciente: El médico consultante hace la presentación y da los pormenores del padecimiento actual que presenta el consultante y cuál ha sido la evolución.
  • El especialista hace el respectivo interrogatorio al paciente, apoyándose en la historia clínica.
  • Se procede a la exploración física, la cual es guiada por parte del especialista.
  • Se realizan los elementos diagnósticos en conjunto (esto es opcional, ya que el médico especialista evaluó previamente estos).
  • Se emite el diagnóstico: Si la información obtenida se considera suficiente, el profesional debe  emitir un diagnóstico.
  • Instrucciones del especialista: Éste da indicaciones al médico consultante, a fin de que éste guíe de forma segura al paciente en el manejo del tratamiento respectivo.
  • Información y aclaración de dudas, al paciente por parte del especialista: Aquí se brinda un espacio al paciente para que aclare dudas relacionadas con su patología y el manejo del tratamiento.
  • En el caso de que no se haya obtenido información suficiente para poder establecer un diagnóstico, el médico interconsultante puede solicitar otros exámenes de laboratorio o envío del paciente para una atención presencial, ante esta situación se ingresa el caso al Sistema de Referencia y Contrarreferencia.


  1. Se concluye la teleconsulta y se realiza una nota de intervención de ambos médicos, y esta información se almacena en el Sistema de Información Clínica que ha sido proporcionada por la institución, de esta forma queda plasmada la intervención del personal de salud que ha participado en la teleconsulta.
  2. Seguimiento del paciente: A través de la interacción médico-paciente de forma remota, sin necesidad de que acuda a centros médicos, se podrá hacer un seguimiento al consultante y constatar cuál ha sido la evolución, una vez cumplido el tratamiento indicado por el especialista.

¿Cómo ha sido la evolución del sistema de teleconsulta?

No cabe duda que, aunque la teleconsulta aceleró su crecimiento y desarrollo a raíz de la crisis sanitaria por el Covid-19, ésta llegó para quedarse, puesto que se ha demostrado que aporta múltiples beneficios al sistema global sanitario. Un ejemplo de efectividad son las consultas que tienen que ver con problemas dermatológicos, donde se han visto muchos casos en que, con solo enviar evidencias fotográficas y detalles de los síntomas presentados por los pacientes, se ha podido realizar un diagnóstico y tratamiento efectivo.

Sin embargo, aún hay situaciones que, en algunos casos, necesitan ser atendidos presencialmente, estos se encuentran en el área de ginecología y casos graves de algunas enfermedades que ameritan más la atención cara a cara entre médico-paciente.

¿Cuáles son los retos más evidentes de la telemedicina?

El reto más grande de la telemedicina y la tecnología en general es contribuir al desarrollo de la humanidad, incluyendo especialmente a los sectores menos favorecidos, por eso un reto inmediato en la telemedicina es dar cobertura a los lugares remotos, y para esto necesariamente tienen que expandirse los servicios de telecomunicaciones.

Luego está la acción de educar en el manejo de las herramientas digitales, a través de un centro nacional de formación que cuente con pequeños centros en cada localidad, donde sus habitantes puedan acudir a recibir el servicio de telemedicina, si no cuentan con las herramientas necesarias para hacerlo. Cabe destacar que aún existe un gran número de profesionales sanitarios que también necesitan ser educados para adaptarse a esta nueva modalidad.

¿Qué se espera de la telemedicina en el futuro?

Se espera que, mediante los dispositivos tecnológicos perfeccionados en el tiempo, el paciente pueda aportar muchas más señales que se requieren para una efectiva evaluación clínica. Actualmente algunos aspectos son prácticamente imposibles, como es el caso de la transmisión remota de los signos vitales, pero sin duda que la ciencia y la tecnología no pararán de sorprendernos.

Se hace necesaria una integración armónica entre la manera tradicional de la atención médica y la interacción remota, esperemos que los avances tecnológicos nos acerquen a un diagnóstico y tratamiento efectivo de las enfermedades de los pacientes y que se apliquen de una manera segura y eficiente.

Esperamos que toda la información que se le ha proporcionado le sea de gran utilidad. Por favor comparte este artículo en tus redes sociales favoritas. No te olvides de probar Encuadrado para facilitar todas tus consultas online.

Comparte este post
Escrito por
Thomas Maremaa
Co-founder & CEO
Blog

Al cuadrado2

Donde el profesional independiente aprende y queda más preparado.

Suscríbete y se parte de la fórmula ganadora 🧪!

Gracias! Tu suscripción ha sido recibída!
Oops! Something went wrong while submitting the form.